Archivo mensual: octubre 2012

Toño y Fonchín Cisneros viajan juntos

Antonio Cisneros Campoy (1942 – 2012)
(Foto: Alberto Schroth Prilika)

Casi un año después de la partida de Alfonso Cisneros Cox (Fonchín), la familia despide a otro gran poeta, Antonio Cisneros Campoy, (Toño).

Ambos amantes de los viajes y el mar, lograron una poesía intensa e innovadora cada una a su manera: desde el minimalismo y la contemplación, la agudeza y la ironía respectivamente. Sus obras constituyen islas bastante visitadas y deseadas por quienes alguna vez navegaron por sus páginas o conocieron de cerca su historia.

Toño Cisneros (1942-2012)  forjó, según Jorge Eslava en una entrevista de La Mula, una poesía crítica, innovadora y querendona, tal como él.  Se hizo poeta, periodista, cronista, guionista, catedrático y traductor.  Padre y abuelo.

Su obra poética mejor lograda, una familia, es invaluable. La poesía que se hizo materia en los libros, merció muchos premios como el Premio Nacional de Poesía, el Premio Casa de las Américas, entre otras distinciones como Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de Francia.  La más reciente fue otorgada el 8 de junio de 2010, en Santiago de Chile: obtuvo el  Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda.

Con tanta disciplina para escribir como para atennder las quejas de su socarrón cuerpo ataviado por el cáncer (y además diabético e insulinodependiente desde hace 20 años), decidió partir hoy sin hacer las maletas, muy temprano, en los primeros vuelos. Al final, ni el cuerpo tan molesto o la soñada antología fueron una carga que le quitase el sueño o le importase mucho, él lo explicaba semanas atrás en una entrevista, con desapego y sin aspavientos :

“…Como toda mi vida he vivido sin que me importe demasiado la cultura ni la poesía ni la bohémia, no está entre mis prioridades qué obra tengo que hacer o dejar.  Me importa un comino. Más me importan mis nietos”.

Sin emargo en julio de este año se reeditó su celebrado libro Canto ceremonial contra un oso homiguero (Peisa 2012),  que le valiera el premio Casa de las Américas de Cuba y embarcara su poesía en viaje a través de 14 idiomas y muchos mundos, incluido el japonés, el chino y el griego.  En el portal A media voz, una breve muestra.

La muerte, para personas como Toño y Fonchin Cisneros, es solo del cuerpo que se marchita y se hace incómodo; han sembrado más que libros o reliquias en la memoria colectiva, alcanzado una enunciación perpetua.

As.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Poesía, reseña breve