Archivo mensual: abril 2012

Ecos del FIP Lima 2012: Antologías de la revista Fórnix.

Del primer Festival Internacional de Poesía en Lima, nos queda más que el recuerdo  de una intensa  oleada de recitales (150) y buena poesía; aún más que una  épica inauguración con más de 3500 personas vibrando.

Porque lo escrito es lo que permanece, no solo en el terreno digital sino en calidad de libro, la Asociación Fórnix ha editado  dos sustanciosas antologías dedicadas a recoger la esencia de cada poeta invitado (82) y una muestra especial para el país homenajeado en el FIP Lima 2012, Argentina.  Puede revisarlas y descargarlas  desde aquí, al final de esta nota.

Renato Sandoval  dirige la Asocación Fórnix. Es poeta, editor y gestor cultural, pero su gran misión parece ser la de materializar -junto con su equipo-,  titánicas fantasías en eventos exitosos.

Librería Perú  conversó con él, a propósito del festival y qué otras posibles utopías materializará luego del 2012.

1. Con eventos como este, queda demostrado que el poeta no está del todo solo…

La poesía también es un fenómeno social, trasciende la individualidad o las individualidades. El artista habla para sí mismo pero con una resonancia para los demás, no necesariamente está auto condenado al solipsismo.

2. Entonces la poesía hace más que mirarse el ombligo 

La poesía es también un fenómeno en el ámbito político, impacta desde otras perspectivas y ángulos; no mensurables desde una perspectiva cuantitativa porque no estás regalando casas, tierras, panetones a cambio de un voto. Estás sí compartiendo poesía; qué es lo que piensas y que puede coincidir o no con lo que ellos opinan.  La asociación Fórnix estaba cansada de tanto mensaje banal y que la escena esté dirigida a un público con buena capacidad adquisitiva.  Fórnix apostó por otra forma de relacionarse,  por lo mejor que el hombre ha producido: el arte, en este caso, la palabra.

3. El arte es para todos…

Hay que darse cuenta que la poesía y el arte en general pueden y deben llegar a todos. No es ningún descubrimiento de la pólvora, hay festivales unos más originales y populares que otros en todo el mundo; como en Trujillo o Medellín. Las personas participan sin importar que los ponentes  hablen o no el mismo idioma. Quizá las personas están hartas de la cotidianidad, de los noticieros. Puede que no reciben muchas otras posibilidades, otros mensajes. O puede  que muchos no se den cuenta de ello. Pero de pronto la gente que estaba en el parque de Miraflores, por ejemplo, donde se suelen reunir para escuchar chistes procaces, descubre un buen día que había algo que se llamaba poesía, se quedan maravillados al escuchar poetas de aquí y de otros países, aunque todos parezcan de otro mundo.

4. ¿ La acogida fue igual de celebrada por la prensa oficial?   

La prensa oficial casi no nos cubrió. Ni la que supuestamente estaba interesada en ello. Lo hicieron al final del festival. Yo creo que no debemos buscar los mismos caminos de siempre, porque están intervenidos: no te van a hacer caso. Sin las redes sociales no hubiésemos tenido ningún tipo de posibilidad, aunque aún su uso no está generalizado, es complementario. En el Perú, gran parte de público se deja llevar por la prensa escrita, radial, televisiva.  Calculo yo que al menos en el Perú se enteraron dos millones de personas, es mi estimado por la cobertura de las redes sociales y los medios tradicionales. Nos pusieron en el geniograma del diario El Comercio. Es la mejor propaganda que pudimos haber recibido porque los sábados se compra el diario por el geniograma.

5. ¿Qué vendrá más allá del 2012?

El  FIP Lima 2012 nos dejó dos antologías que la revista Fórnix publicó como memoria del festival con una selección de la poesía de los autores invitados y homenaje al país invitado, Argentina. Organizar un evento así es una chamba casi infinita, queremos hacer  un festival por año. Para que sea sostenible necesitaríamos apoyo de  las instituciones y canjes, no puedes esperar  que el estado se interese. Hay que hacerlo. Salió bien, pero podría haber resultado treinta veces mejor. Me gustaría que las 24 regiones tuviesen su propio festival, auto gestionado e integrado a una red de festivales, porque siempre hay encuentros que queda un poco dislocados.   No solo nos limitamos a Lima o al Perú, hay otros proyectos; quisiera hacer un festival de todos los pueblos aborígenes de América, desde Alaska a la Tierra del fuego. Un gran encuentro poético-chamanístico.

 

As

Revista Fórnix

 Revista Fórnix Nº10. Marzo 2012.

Memoria del Primer Festival Internacional de Poesía de Lima (FIP Lima, 2012)

 Revista Fórnix Nº11. Marzo 2012. 

Alta marea. Muestra de la poesía argentina del siglo XX ( Selección de Jorge Ariel Medrazo y Julio Salgado) 


Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Antología, Iniciativa, Poesía

La poesía es un trabajo difícil. Taller a cargo de Miguel Ildefonso

La poesía es un trabajo difícil, es el título del taller de seis sesiones dirigido por el escritor Miguel Ildefonso (1970), a cargo del Grupo Editorial Mesa Redonda. Libería Perú se entrevistó con el poeta para conocer un poco más sobre su  experiencia  como un inspirado orfebre de la palabra, que transpira con técnica, espíritu y disciplina.

 

Conocimiento, técnica, disciplina, son las bases.  La inspiración es el mecanismo, la puesta en marcha, la acción de estos componentes. Un taller de poesía te ayuda con esas bases. La inspiración, así como al hacer el amor, es cosa personal.

 

 La poesía es un trabajo difícil. Talleres del Grupo Editorial Mesa Redonda

1. ¿Por qué la poesía es un trabajo difícil y tan gratificante al final?

En los primeros libros que uno termina, el artista, si tiene el talento y conocimiento necesarios, puede plasmar una voz fresca, relativamente nueva o auténticamente nueva. La poesía, como todo arte, exige evolución. Lo que al inicio era pura dinamita creativa o, en el peor de los casos, tan solo catarsis; luego se convierte en una disciplina, un trabajo del rigor y de la profundidad. Porque en el arte no hay retorno posible, hay reinvención, pastiche, diálogo, mas no vuelta. La historia se repite continuamente, porque los seres humanos viven repitiendo sus errores siempre. En cambio el arte no puede hacer eso, su camino es la perfección, y quienes empujan el arte son siempre los grandes seres humanos, aquellos que llamamos genios, por ejemplo. El arte se desarrolla conforme tomamos conciencia de aquel arte. Por eso es duro, difícil y gratificante a su vez. Pues por más consciente que somos de nuestro arte, no debemos perder la alegría vital, la espontaneidad, la locura o genio, el duende. La poesía es el trabajo del equilibrio.
2. ¿Sostienes una rutina fija para la creación, entre espacios para escribir y para “alimentarse”, para escribir y corregirse?

He cambiado de rutina, ya no tan diario en la escritura, sino trabajando en libros concretos, rearmándolos. En parte hago más el trabajo de reescritura, explorando las posibilidades de las distintas estéticas que me interesan. Leer siempre, por supuesto, lo antiguo y lo nuevo. Actualmente tengo tres libros de poesía inéditos, nada breves. Son tres propuestas distintas que los vine escribiendo ya hace muchos años, y hoy cobran ya su madurez para que puedan salir a este mundo que parece leer y entender cada vez menos. Siempre me he movido entre la disciplina y la indisciplina. La poesía no es un matrimonio ni es un hábito, porque en realidad en la poesía no hay leyes; hay fórmulas, consejos, prácticas, usos, tendencias. Copiar es algo que se aprende, sí; pero no copiar también es algo que se aprende y es más difícil todavía.

3. ¿Qué actitudes o referencias pueden alimentarte y qué otras intoxicarte o entorpercer el trabajo? (estéticamente hablando)

Experimentar siempre, estéticamente hablando, eso ayuda. El arte no es para estancarse en un solo soplo creativo. A no ser que se haya escrito El Libro. Hay poetas de uno o dos libros solamente, y ya para qué más. Lo que pasa con la poesía, más que con la narrativa, es que es un trabajo del espíritu también, exige de algún modo esa capacidad moral y casi mística para ofrecer al mundo un testimonio que tenga cierta pureza (como Rimbaud o Vallejo); el poeta realmente no quiere vender sus palabras, el poeta no ha nacido para vender palabras, frases o versos. En estos tiempos de crisis de valores, espiritualidad y fe, la poesía, que no posee dogmas, se encumbra como uno de los pocos reductos de la inmaterialidad y lo permanente. La poesía es un desafío al mundo. El poeta, aun más que el lector, siempre tiene que entender eso.

4. ¿Cómo percibes el panorama actual de la creación poética en el Perú?

Mantiene un nivel bueno a comparación de otros países de hispanoamérica. Está entre la mejor; quizás se deba a que no hay auspicios para los poetas aquí en Perú. Quizás porque los verdaderos poetas no tienen que ir perdiendo el tiempo en conseguir recompensas constantemente por sus creaciones, ya que esas recompensas aquí no existen. Entonces hay más tiempo de pensar en escribir mejores poemas, y tiempo para volcarse en esa realidad cruda y sin condicionamientos.

5.  ¿Es una cuota grande la de la inspiración, o es apenas un 10% impresindible?

Nadie se inspira de la nada y sin tener cierto conocimiento. Por lo menos es necesario el lenguaje. Y el lenguaje no es innato, es cierto que tenemos la capacidad de aprenderlo fácilmente de niños, al ir teniendo conciencia del mundo, al aprehender la realidad tal como nos la enseñan. Pero aprendemos a hablar, aprendemos a amar, aprendemos a pensar. La poesía exige mucho más que eso; nos obliga a aprender a callar, a amar más, a pensar de distinta manera. Y sobre todo nos exige a escribir mejores poemas, innovar, a mirar no solo nuestro ombligo y heridas, sino a los otros, al mundo que cada vez ve menos. La inspiración es fundamental, pero el conocimiento y la educación de la sensibilidad son también importantes porque alimentan a la inspiración. Conocimiento, técnica, disciplina, son las bases. La inspiración es el mecanismo, la puesta en marcha, la acción de estos componentes. Un taller de poesía te ayuda con esas bases. La inspiración, así como al hacer el amor, es cosa personal.
6. ¿Qué tan importante es leerse y corregirse, escuchar los comentarios ácidos y no solo los buenos?

Hay poetas o escritores que desde un inicio no quieren oir sugerencias o críticas. Lo que sé, por lecturas de biografías o declaraciones de buenos poetas y escritores, es que ellos sí han sido abiertos. En el arte el fin no es el artista o el poeta o el narrador; el fin es el libro, el poema. Sino pregúntale a Eliot. Sino pregúntale a Flaubert, quien corregía maniáticamente, y que leía pasajes de sus libros en tertulias a sus amigos. El poema no tiene sentimientos, no es cierto que sea un ser vivo, no tiene ego. Esas cosas las tiene solo el poeta. El poema trasmite sensibilidad, vida y un desinterés total. El poema es un mecanismo perfecto. El poeta no es perfecto. No es tan cierto que en el poema se refleja el autor; los mejores poemas son aquellos en los que está reflejado el lector, los que logran que el lector de cualquier país se halle en ese pequeño juego de palabras.

Entrevista: As

Deja un comentario

Archivado bajo Entrevista, Iniciativa, Poesía

Callada fuente

Callada fuente

Sonia Luz Carrillo

Paracaídas Editores

ISBN: 978-612-45994-2-2

Páginas: 145

Precio: 30 soles

  Sonia Luz Carrillo. Callada Fuente

La gestora cultural y poeta, May Rivas de la Vega (1962) compartió con nosotros sus impresiones al leer y presentar el poemario Callada fuente a cargo de Paracaídas Editores, entrega más reciente de Sonia Luz Carrillo: notable poeta de la generación del setenta, Doctora en Literatura Peruana y Latinoamericana.

 

 

Sonia Luz se define a través de su poesía: ella es intensa, reflexiva, austera y plena de sugerencias.  En casi cuatro décadas de oficio, ha ido construyendo su identidad  a través de la palabra, ha plasmado experiencias tanto dolorosas como amables a lo largo de su vida.  Dueña, hace tiempo, de una voz propia y un yo poético totalmente lúcido, en el que esgrime su propia lógica para reordenar su mundo cotidiano con una paleta de vivos colores.

Su poesía  logra calar hondamente,  porque es auténtica en su escritura y exigente consigo misma. Ausente de toda retórica, es minimalista de elementos y esencial con el lenguaje: solo se queda con lo imprecindible; aquellos versos que se forjan como faros y refulgen con precisión ponen en evidencia su maestría y un trabajo exhaustivo,  arto laborioso, tensando delicadamente cada metáfora para entretejer una  segunda piel, en un acto tan necesario como respirar para vivir.

Desde allí mana, como de una callada fuente, un sonido armónico por la musicalidad de cada uno de sus versos exquisitamente pulidos. Luego el conjunto de los poemas sella la polifonía y podemos decir que la música funciona: nos habla a pulso de corazón,  a veces, como si fuera al oído, y en otras, en voz alta.

Esta poesía, como bien dice Luis Hernán Ramírez: “Todo lo que toca le infunde un nuevo contorno de trascendencia, le infunde dinamismo y fuerza expresiva con inteligencia poética altamente comunicativa”.

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Poesía